Instituto Mãos Limpas Brasil

Missão: Ser a Entidade mais ética da História do Brasil

Diretor de Redação

Mtnos Calil

Login

"Antigamente os cartazes nas ruas com rostos de criminosos oferecia recompensas, hoje em dia pede votos...
E o pior é que o BRASILEIRO dá...

notas14092015115097 copy

Donald Trump, multimillonario estadounidense. (Archivo / EXPRESOWEB)

Donald Trump es oficialmente un fenómeno. El continuado éxito del magnate de bienes raíces y celebridad televisiva muestra que claramente ha tocado una fibra de muchos votantes. También ha confundido a muchos ciudadanos y comentaristas, que predijeron que los arrogantes desplantes y grandilocuentes comentarios de Trump lo harían ser rápidamente rechazado por los votantes republicanos

¿Cómo es que, tras arrebatos que no serían tolerados en un salón de clase, la relación de Trump con sus seguidores se sigue fortaleciendo?

La respuesta podría estar relacionada tanto con los logros de Trump como con las políticas que propone. A diferencia de sus rivales, él ha amasado una fortuna por su propio esfuerzo; él puede decir de manera convincente que es su propio hombre, mientras que sus rivales son títeres, endeudados con los grandes donadores, de quienes desconfían los seguidores de Trump.

Sin embargo, su atractivo podría deberse incluso más a su personalidad. Nadie empuja a Trump y ningún insulto queda sin responder. Él pelea. En esto, Trump tiene un estilo de personalidad común en los líderes carismáticos que emergen en tiempos de turbulencia e incertidumbre, cuando las personas están listas para seguir a un líder fuerte que promete llevarlos a la grandeza.

Narcisistas productivos

He estudiado mucho a los líderes como estos, a quienes llamo narcisistas productivos. Los resultados de esta investigación se publicaron por primera vez en el año 2000, en mi artículo para Harvard Business Review, titulado “Narcissistic Leaders: The Incredible Pros, the Inevitable Cons” (que más tarde expandí para formar un libro). Escribí que los narcisistas productivos, como Steve Jobs, Bill Gates y Larry Ellison, estaban explotando las nuevas tecnologías para crear grandes compañías, justo como Andrew Carnegie, John D. Rockefeller y Henry Ford lo hicieron hace más de un siglo. 

Sin embargo, también ilustré que las personas con este tipo de personalidad, aunque son brillantes, tienen debilidades potenciales que pueden derribarlos.

Pueden atarse tanto a sus visiones, que pierden el contacto con la realidad. Pueden volverse tan engreídos y sensibles, que agredan a los subordinados si estos les cuestionan. Pueden actuar como si las reglas no aplicaran para ellos. Pueden terminar aislados en sus propios mundos.

Reconocen sus vulnerabilidades

Los narcisistas productivos que sostienen el éxito reconocen sus vulnerabilidades y las compensan. Hace algunos años me invitaron a una reunión de líderes empresariales, gubernamentales, mediáticos y académicos italianos, para hablar acerca de los líderes narcisistas –un tema de gran interés en un momento en el que Silvio Berlusconi, un narcisista grandilocuente, era primer ministro.

El presidente del senado italiano dijo que yo tenía razón en cuanto a que los líderes visionarios eran narcisistas productivos. Sin embargo, para sostener su éxito, señaló, deberían aprender a cómo pretender que son humildes.

Los líderes narcisistas que se han acercado a mí por consejo querían ayuda para entender a sus subordinados y socios. Ellos querían controlar su tendencia a reaccionar de manera negativa ante las críticas. Querían sobreponerse a su vulnerabilidad ante los sicópatas y aduladores y apreciar a los socios que sí les decían la verdad.

Los seguidores también deben dar un paso atrás para ampliar su perspectiva. Las personas que quedan atrapadas por los narcisistas carismáticos –ya sea en el ámbito de la política o en el de los negocios- suelen fallar al momento de evaluar las políticas de esos líderes y su habilidad para realizarlas. ¿Son realistas esas políticas? ¿Cómo se implementarán? ¿Qué resultados producirán en el largo plazo? ¿Los líderes en cuestión tienen consejeros de confianza que impidan que tomen acciones imprudentes?

LUNES, 14 DE SEPTIEMBRE DE 2015 19:27HARVARD BUSINESS REVIEW / MICHAEL MACCOBY

(Michael Maccoby es presidente de The Maccoby Group y autor. Su libro más reciente es “Strategic Intelligence: Conceptual Tools for Leading Change”.)

Pin It

Logo TAYSAM Web Design 147x29